Mientras Nietzsche dormitaba en la butaca de uno de sus innumerables viajes entre Alemania, Suiza e Italia, el último tercio del XIX corría parejo y a la altura de su ventana le espetó: -«Soy una constelación de fuerzas cambiante que pugnan entre sí para asegurarse la dominación».